¿Cuándo Puedo Volver al Deporte Después de Una Cirugía de ACL?

author

Mick Hughes

Physiotherapist Melbourne, Australia.

Proporcionamos un servicio mensual de revisión de estudios con la últimay mejorinvestigación en fisioterapia. Aprende de nuestro equipo de expertos. Puedes obtener más información haciendo clic aquí.

O … ¡puedes seguir navegando para leer este gran blog!

Esta es una pregunta que me hacen a menudo los pacientes que planean una cirugía después de la rotura de su ACL. Lamentablemente no tengo una respuesta que pueda dar con la que mis pacientes se sientan cómodos.

Mi respuesta habitual es un largo suspiro reflexivo, seguido de “¿Quién sabe?”. También hago el seguimiento de una estadística alarmante de que el 80% de los pacientes con reconstrucción de su ACL (ACLR) regresan a algún tipo de deporte, el 65% regresa al mismo nivel deportivo y solo el 55% regresa al deporte a un nivel competitivo dentro de 1-2 AÑOS posteriores a la ACLR (referencia).

Sé que no es algo que ellos quieran escuchar acerca de estas dos cuestiones, y estoy bastante seguro de que querrían que dijera algo como, “Todo va a estar bien. Tendrá una rehabilitación perfecta, y volverá a practicar deportes dentro de 9 meses”. Sin embargo, el problema que tengo al decir eso es que les estaría mintiendo en la cara y no podría dormir bien por la noche.

Por desgracia, para aquellos que no son atletas profesionales, el poder regresar al deporte (RTS) es muy impredecible después de un ACLR. Hay tantos altibajos, y giros y vueltas, que es casi imposible predecir. Las principales razones de esto, es que el programa de rehabilitación consiste en enfrentarse a un largo y duro camino.

Sin embargo, para el atleta profesional, el camino hacia el RTS es un poco más predecible, y notarás que un alto porcentaje de ellos volverán a entrenar y practicar deporte dentro de los 8 a 12 meses. Existen muchas razones para que esto suceda, y las razones principales son que se les paga para que realicen su rehabilitación, tienen a su disposición un gran equipo de servicios médicos, existen presiones externas de un número de diferentes grupos de interés de que el RTS ocurra tan pronto como sea posible, y es más probable que estén mucho más en forma y más fuertes que la mayoría de la población general de la misma edad.

Sin embargo, en lo que respecta a predecir un RTS seguro y exitoso, lo que se está aclarando es que las investigaciones recientes indican que la decisión del RTS debe basarse en cumplir con los criterios de rendimiento clave, en lugar de permitir que el jugador realice el RTS basándose únicamente en dentro de los plazos, u obtener autorización para jugar con el cirujano ortopédico basándose en una serie de pruebas clínicas estáticas.

A continuación, se resumen los resultados de dos estudios recientes que analizan las tasas de recaída del ACL …

Grindem et al (2016)

  • Observaron a 106 atletas competitivos que recientemente se sometieron a una cirugía de ACL y tuvieron 5 criterios de rendimiento clave que querían que el jugador lograra antes de pasar al jugador al RTS. Ellos fueron;
  • Fuerza de los cuádriceps dentro del 10% del lado no lesionado.
  • 4 pruebas de salto de una sola pierna; Con no más del 10% de diferencia entre lados.

Resultados:

  • 38% de los atletas que lograron el RTS a pesar de no pasar los criterios del RTS volvieron a lesionar su ACL
  • Solo el 5% de los atletas que cumplieron con los 5 criterios del RTS volvieron a lesionar su ACL
  • De los jugadores que volvieron a lesionar su ACL, el 39% lo hizo cuando alcanzaron el RTS antes de los 9 meses, mientras que el 19% lesionó su ACL cuando esperaron el RTS después de los 9 meses.
  • Esto llevó a los autores a concluir que, por cada 1 mes de retraso en el RTS, la tasa de reinserción se redujo en un 51%.
  • Por último, y de hecho no es sorprendente, 4 de los sujetos de este ensayo que alcanzaron el RTS dentro de los 5 meses de su ACLR (desaconsejado por el consejo médico), posteriormente volvieron a lesionarse la ACL dentro de los 2 meses de haber practicado deporte.

Krytsis et al (2016)

  • Estos autores observaron a 158 atletas y utilizaron los mismos criterios de rendimiento clave de RTS que se mencionaron anteriormente, con la incorporación de un simulacro de agilidad (T-Test)

Resultados:

  • Los 158 atletas en este grupo volvieron al nivel deportivo competitivo anterior en un promedio de 229 días (aproximadamente 8 meses) después de la cirugía.
  • 26 jugadores (16.5%) volvieron a lesionarse el injerto en algún momento y 17 (65%) de ellos volvieron a lesionar su ACL dentro de los 6 meses posteriores al RTS.
  • Además, 11 (7%) lesionaron sus otras ACL.
  • Con respecto al cumplimiento de los criterios de rendimiento anterior al RTS, el 33% optó por el RTS a pesar de no cumplir con los 6 criterios clave y posteriormente lesionó su ACL,
  • Solo el 10% de los jugadores que cumplieron con los 6 criterios, y que fueron aprobados para el RTS, posteriormente volvieron a lesionar su ACL.

Una cosa que se debe saber sobre estas pruebas es que uno aún puede volver a lesionar su injerto de ACL a pesar de cumplir con los criterios clave de rendimiento del RTS, pero su riesgo es mucho menor si lo hace.

Otra cosa que también se debe tener en cuenta es que a partir del segundo ensayo que resumí, el tiempo promedio de los jugadores para el RTS fue de solo 8 meses, mientras que el primer ensayo recomendó que el RTS se retrasara por lo menos 9 meses. Sería muy interesante ver si las tasas de reinserción del segundo ensayo pudieran ser más bajas si a los jugadores se les diera un mes extra, al menos, para continuar con más fuerza y acondicionamiento y entrenamiento neuro-muscular.

Así que ahí lo tienen, un enfoque bastante sólido basado en la evidencia para determinar la preparación de un atleta o paciente para el RTS después de la ACLR.

En resumen, debemos educar a nuestros pacientes y atletas para que puedan regresar al entrenamiento y a un RTS con un riesgo reducido de recaída del ACL, en cualquier momento después de los 9 meses. Sin embargo, antes de siquiera contemplar el paso al campo para un juego competitivo, deben además contar con la aprobación clínica de su cirujano ortopédico y deben cumplir con TODOS los siguientes criterios clave del RTS antes de hacerlo:

  • Fuerza de los cuádriceps: no más del 10% de diferencia entre los lados.
  • 4 pruebas de salto de una pierna: no más del 10% de diferencia entre las extremidades
  • Ejercicio de agilidad T-Test realizado en menos de 11 segundos.
  • Nota: El último estudio mencionó también que durante la prueba se encontró una relación anormal de los isquiosurales a los cuádriceps el cual fue un factor que contribuyó a una futura lesión del ACL. Esta prueba se realizó en una máquina de laboratorio (isocinética) que es difícil de traducir clínicamente. Para aquellos que tienen acceso a la dinamometría de mano; Como regla general, el jugador también debe tener una proporción de Cuádriceps: Isquiosural de <1.5: 1 antes del RTS

Algo muy importante a recordar es que estos criterios de rendimiento clave también deben probarse en un estado de fatiga al final de una sesión de entrenamiento, ya que está claramente establecido que la fatiga ha demostrado ser un factor que contribuye a la lesión del ACL. Recuerde, debemos estar entrenando y probando a nuestros jugadores para el peor escenario en su deporte, ¡no solo para las demandas promedio!

Como siempre, no dude en compartir esta publicación con colegas, pacientes, familiares y amigos, y comente si tiene otras pruebas del RTS que le gustaría hacer con sus pacientes/atletas. Como ya he dicho muchas veces anteriormente, me apasiona la prevención de lesiones, por lo que cuanto más se pueda difundir esta investigación a lo largo y a lo ancho, más profesionales de la salud tomaran en cuenta esta información, ¡y veremos mejores resultados en todos nuestros pacientes durante mucho tiempo en el futuro!

Para ver otros grandes blogs de Mick Hughes, visite su sitio web aquí.

Proporcionamos un servicio mensual de revisión de estudios con la últimay mejorinvestigación en fisioterapia. Aprende de nuestro equipo de expertos. Puedes obtener más información haciendo clic aquí.

Sobre el Autor

author

Mick Hughes

Physiotherapist Melbourne, Australia.

Mick Hughes es fisioterapeuta y fisiólogo del ejercicio con un gran interés en el tratamiento de lesiones del LCA y la prevención de lesiones del LCA. Anteriormente trabajó en equipos deportivos de élite como el Collingwood Magpies Netball, Newcastle Jets U20s y NQ Cowboys U20s.

My Rating

Comentarios

Si tienes una pregunta, sugerencia o enlace de alguna investigación relacionada, ¡compártelo a continuación!